La academia en los matorrales

Por Maria Ptqk.
Manifiesto Buissonier “La academia en los matorrales”.

Faire l´école buissonière:
(expresión coloquial) saltarse las clases.
Literalmente, hacer la escuela en los matorrales.

El monopolio del lenguaje es la esencia del patriarcado (o de cualquier sistema de dominación)

Existen en el orden común del discurso de dos ámbitos de saber diferenciados. Uno, vinculado con la ciencia, la lógica, la economía y la propiedad. El otro, con lo equívoco, lo narrativo, lo huidizo, lo superfluo. El primero corresponde con la cultura escrita, los conocimientos técnicos y el espacio público; el segundo con la oralidad, los saberes populares y la esfera de lo privado.

En términos simbólicos pero también históricos, el primero es territorio patriarcal, mientras que el segundo es el espacio que por defecto corresponde a lo que la organización patriarcal identifica con la mujer (y con los parias). Es el espacio de lo feminizado.

A un lado la cátedra, al otro la cháchara

El patriarcado (o cualquier sistema de dominación) se define, en gran medida, por la operación intelectual de distinguir estos dos ámbitos. Para definir y acotar uno es necesario definir y acotar la otra. Hasta aquí, el conocimiento; más allá, lo demás.

Lo que llamamos el conocimiento es técnico (avalado por las normas reguladoras de un campo de saber previamente definido); legítimo (conforme a la institución jurídica o política); autorizado (autor-izado: inserto en una genealogía de reconocimiento cuya pertenencia otorga estatus y poder). Lo demás, por el contrario, es banal (accesible a todas las personas por el simple hecho de vivir en sociedad); a-legítimo (ajeno al juego de lo institucional); desautorizado (privado de reconocimiento simbólico y desvinculado de su propia genealogía).

Artes de burlar

La cháchara forma parte de lo que Michel de Certeau denomina las artes de hacer: las prácticas resistentes, clandestinas, informales e históricamente continuadas de producción y consumo de cultura y saber, en los márgenes de la cultura dominante; las maneras populares – impensadas pero practicadas – de burlar los sistemas impuestos, colarse entre sus fallas, maniobrar y conspirar. A estas artes de hacer las llama también: antidisciplinas.

Las artes de hacer no crean productos propios sino maneras de emplear los productos impuestos por el orden social. Su singularidad está en el estilo, el modo, la puesta en situación, el arte en el sentido que se le daba a este término en el Renacimiento. Son trabajo invisible y producción silenciosa. Son (no lo dice Certeau pero lo son) una forma de reproducción (en el sentido que da a esta palabra la economía feminista).

No somos los académicos desterrados, somos las practicantes sin tierra

Con las artes de hacer emerge un tipo de subjetividad intelectual que no es un individuo autorizado sino una comunidad practicante. Ya no estamos frente al técnico, el autor o el experto, dueño del conocimiento como marca de estatus. Estamos con las y los practicantes. Estamos en el dominio de lo que Claire Pentecost llama The Public Amateur.

The Public Amateur (que en su formulación se expresa con el pronombre personal She) es “quien consiente a aprender en público, interrogando el conocimiento en el mismo espacio en el que se produce para atraerlo al campo de lo social. El objetivo no es desplazar al especialista, sino expandir la idea de especialización con otros modelos que reivindican legítimamente su derecho a producir e interpretar los saberes”.

The Public Amateur es cuando el sujeto des-autorizado, confinado frente al conocimiento a una posición de pasividad, ejercitable solo en la reducida esfera de lo privado, se auto-instituye como sujeto de saber-poder y hace de su cháchara un forma de resistencia. Y de esta, un espacio de vida.

Nota al título: Fragmentos de “La cháchara y la cátedra. Prácticas de conocimiento feminista”. Publicado en Zilbeti, Maider (Ed.) “Arte ekoizpen feministak: ezagutza prozesuak, bisualiteak eta ibilbideak. Producciones de arte feminista: procesos de conocimiento, visualidades y recorridos”, consonni, colección Beste, Bilbao 2013. Más información: http://www.mariaptqk.net/la-chachara/

CC Ptqk 2014. Creative Commons By-NonCommercial-ShareAlike, Spain 2014.

Anuncios
Estándar

Un comentario en “La academia en los matorrales

  1. Pingback: La cháchara y la cátedra. Prácticas de conocimiento feminista | Maria Ptqk

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s